Social Icons

jueves, 15 de marzo de 2012

SyFy 2012: John Carter

6/10
John Carter (USA, 2012).
Dirección: Andrew Stanton.
Intérpretes: Taylor Kitsch, Lynn Collins, Samantha Morton, Willem Dafoe, Thomas Haden Church; Mark Strong, Ciarán Hinds, Dominic West.
Guión: Andrew Stanton, Mark Andrews, Michael Chabon; sobre la novela de Richard Rice Burroughs.
Música original: Michael Giacchino.
Fotografía: Daniel Mindel.
Montaje: Eric Zumbrunnen.
Idioma: Inglés.
Duración: 132 minutos.




John Carter quiere y no puede

Tras ser fuente de inspiración de grandes producciones del género como Avatar de James Cameron o Star Wars de George Lucas; las aventuras de John Carter en el planeta Barsoom (Marte) de Edgar Rice Burroughs (mundialmente famoso por ser el “padre” de Tarzán) por fin tienen su propia adaptación a la pantalla grande. Supone además el salto del campo de la animación al de la imagen real de Andrew Stanton, una de las mentes creativas más notables de Pixar, donde cosechó gran éxito de crítica y público gracias a Buscando a Nemo y Wall-E.

Las expectativas generadas por John Carter eran grandes. Ya no solo por las mentes involucradas y el material que se manejaba, sino por su exacerbada promoción por parte de Disney. Esta táctica podrá crear curiosidad y llenar las salas el primer fin de semana: pero a la larga juega en contra del producto, sobre todo si éste está lejos de poder cumplir esas expectativas, como es el caso.

Casi peor que una película técnicamente espectacular pero vacía por dentro (que tanto abundan desde la eclosión de los efectos digitales); es tener una trama interesante (aunque la tachen de poco novedosa) y ser visualmente notable, pero que se quede en un producto mediocre. Los principales culpables: unos héroes y unos villanos carentes de carisma; en cuya boca los diálogos, ya de por sí flojos, resultan en ocasiones hasta bochornosos. Por desgracia, el conjunto de secundarios que les acompaña, en general con más carácter que ellos, no llegan a dar el contrapunto necesario para equilibrar la balanza. Si además añadimos una progresión de la historia en sus transiciones un tanto atropellada y confusa poco se puede hacer para salvarla.

A pesar de todo, hay que reconocer que posee momentos verdaderamente disfrutables, donde consigue tele-transportar al espectador y sus cinco sentidos al mundo fantástico allí recreado como hace tiempo nadie conseguía. Pero llegados los títulos de crédito finales el regusto que deja es de potencial desperdiciado, de quiero y no puedo. Si finalmente se desarrolla la trilogía que se tenía planeada esperemos que puedan mejorar sus puntos flacos y le den a este mítico personaje la gloria que se merece.


M. Lofish


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
Blogger Templates