Social Icons

jueves, 15 de marzo de 2012

En tierra de sangre y miel

4/10
In the Land of Blood and Honey (USA, 2011).
Dirección y guión: Angelina Jolie.
Intérpretes: Zana Marjanovic, Goran Kostic, Rade Serbedzija, Nicola Djuricko, Dzana Pinjo.
Música original: Gabriel Yared.
Fotografía: Dean Semler.
Montaje: Patricia Rommel.
Idiomas: Bosnio, serbio.
Duración: 127 minutos.



En tierra de nadie

La trayectoria vital de Angelina Jolie está marcada por su conocida labor humanitaria. Su participación en Tomb Raider, además de darle fama mundial, fue la que provocó su toma de conciencia sobre las condiciones de vida que hay en determinados lugares. A partir de entonces, ha dedicado mucho tiempo y dinero en intentar mejorar esas condiciones. Teniendo en cuenta los precedentes, resulta lógico que Jolie haya dirigido este film sobre un conflicto como el de los Balcanes.

Y lo primero que debemos aplaudir es la coherencia de rodar con actores autóctonos. Y en su idioma. Una medida básica para aportar credibilidad al film, y que deja clara las pretensiones de Jolie, alejadas de lo comercial. A la directora le preocupa contar el pisoteo de derechos humanos que se produce durante una situación bélica. Más concretamente, se centra en la mujer, siempre degradada hasta el extremo en tiempos de guerra.

Hay quienes acusan a la directora de hacer un uso algo truculento de la violencia y la brutalidad. Tampoco es para tanto. Son muy contadas las ocasiones en las que Jolie recurre a la explicitud que pudiera considerarse obscena. Es más, si pensamos en otros trabajos que tratan temas similares, ¿dónde está la línea que separa la denuncia necesaria del sensacionalismo gratuito? Una película tan aclamada como Ciudad de vida y muerte (en la que también es elemento fundamental el abuso contra la figura femenina) tampoco se libra de la sospecha. Al menos, para el que esto suscribe.

Pero quitando algún pequeño exceso (como ya decimos, lógico en este tipo de producciones), no es éste el principal problema de En tierra de sangre y miel. Es la historia particular de la protagonista la que carece de interés, e incluso se vuelve torpe y farragosa a medida que avanza el metraje. Es ahí donde Jolie pierde la batalla. La película trata de ser lo más respetuosa con el sufrimiento y la denuncia del horror. Lo que ocurre es que muchas otras ya lo han hecho antes. Y mejor.

Manuel Barrero Iglesias



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
Blogger Templates