Social Icons

viernes, 31 de mayo de 2013

Entrevista: Jack Taylor

"En cada película vivimos otra vida, y morimos un poco"


George Brown Randall nació en Oregon, el mismo año que comenzó la Guerra Civil española. A los veinte años se fue a México, apareciendo en una decena de películas, casi siempre con el nombre de Grek Martin. A España llega en 1963, y desde entonces ya siempre se le conocerá como Jack Taylor. Mito del Fantaterror español, ha trabajado a las órdenes de Jesús Franco, Armando de Ossorio, o Juan Piquer Simón. Pero también ha estado en títulos dirigidos por Monte Hellman, Ridley Scott, Roman Polanski, André Techiné o Milos Forman. A sus 72 años sigue bien activo. Los jóvenes realizadores se acuerdan de él para dar presencia a sus filmes de género. Es el caso de Hijo de Caín, en la que interpreta a un sabio maestro del ajedrez.

Por Manuel Barrero Iglesias

Fotografías: Jesús Perujo
*Excepto fotograma  Hijo de Caín

-¿Cómo llegó a este proyecto?
Fue muy fácil. Me llamó el productor Sebastian Mery, que ya me conocía de haber trabajado anteriormente en una película de Eugenio Mira (The Birthday).

-¿Qué le pareció el guión cuando lo leyó?
Me gustó. Y también el hecho de que la versión original está rodada en catalán y castellano. No estaba seguro de si iba a funcionar el guión; pero después de ver la película, sí, me parece un acierto.

-¿Y sobre su personaje qué nos puede decir? Hace un poco de sabio...
Hago de psicólogo retirado que, como dice el personaje, estaba harto de tratar con locos, y se metió en un berenjenal peor aún. Soy un psicólogo amigo del personaje de Julio Manrique, que es alumno mío en la película. Y en contra de mi buena intuición acepto ayudarle cuando me lo pide. Y claro, metí la pata.
-¿Cree, como su personaje, que hay gente mala por naturaleza a la que no se le puede ayudar?
Pues la verdad es que no lo sé. Soy actor, no psiquiatra. Hay personas con peores intenciones que otras, eso sí es verdad. Me gustaría pensar que todos tenemos un punto bueno, pero no lo sé.

-Su personaje es un maestro del ajedrez, ¿a usted le gusta jugar?
Jugué una vez al ajedrez en un viaje en barco, y gané. Pero no sé jugar. No me gusta jugar ni a las cartas, ni al ajedrez. Yo soy más hacedor que pensador.

-Siempre se le recuerda como un mito del cine fantástico y de terror...
Me asocian con ese cine, pero no todo lo que he hecho ha sido de género. He hecho de todo, pero si me recuerdan por algo, yo feliz.

-Quería saber cuál era su opinión sobre aquellas películas cuando las hizo, y si con el tiempo ha cambiado su valoración.
La mayoría de esas películas digamos que eran alimenticias, pero se han convertido en películas de culto. Eran de serie B cuando se hicieron, aunque aquí no existía eso de serie B ni serie A. Pero si pensamos en grandes películas de Hollywood, muchas eran de serie B.
-Con Jesús Franco trabajó en una decena de películas...
Hice ocho películas en un período de diez años, tres de las cuales me gustan mucho.

-¿Cuáles?
Necronomicón, Eugenie y Drácula son las tres que me gustan.

-¿Y cómo era trabajar con él?
Muy fácil. En Drácula y en Eugenie teníamos guiones, pero por ejemplo en Necronomicón había tres hojas escritas. Jesús inventaba algo, yo lo traducía, y lo hacíamos. Pocas veces he tenido dificultades con un director, siempre he tenido suerte en ese sentido.

-Bueno, alguna vez contó que tuvo algún roce Amando de Ossorio...
No entendí su dirección, y se enfadó conmigo, pero nada serio. Después hicimos otra cosita, y todo olvidado.

-Con Jesús Franco dejó de trabajar a finales de lo setenta. ¿Por qué no volvieron a coincidir?
Con las dos últimas películas que hice con Jesús, no me gustaba el camino que estaba tomando. Y tampoco me llamó, entonces nada, de mutuo acuerdo.
-También ha trabajado en grandes producciones bajo la dirección de gente como Ridley Scott, Polanski, Milos Forman... ¿qué diferencia hay entre trabajar en una gran producción y una de serie B? ¿Y dónde se siente más cómodo?
Te voy a contar una cosa. Cuando hice La novena puerta, el equipo me dio una ovación. Me cogió de sorpresa, porque no estaba acostumbrado. En España no era costumbre jalear a los actores, aplaudir al final. Antes éramos como animales de circo: “Tú ponte ahí y salta...”. Ahora sí es costumbre, ha cambiado mucho la manera de trabajar. Pero siempre he trabajado a gusto en España. Yo vine con una compañía musical con un contrato de tres meses, y aquí me tienes.

-¿Y le gusta vivir en España?
Por supuesto, digamos que es mi segunda patria.

-Quería preguntarle por dos directores a los que admiro mucho con los que usted ha trabajado: Monte Hellman y André Techiné.
Con Monte Hellman hicimos Iguana. Hice una cosa pequeña, pero yo quería trabajar con él, y me alegro mucho de haberlo hecho. Con Techiné hicimos Lejos, y estuvimos cinco meses en Tanger. Es curioso, cada director tiene su estilo. Por ejemplo en Hijo de Caín, Jesús sabía exactamente lo que quería. En el caso de Techiné, él lo sabía cuando lo tenía. Hubo un plano secuencia en el que yo entraba en una casa y subía unas escaleras. Hicimos como setenta tomas. Y el primer día de rodaje. Me dije: “Díos mío, ¿qué estoy haciendo mal?”. Cuando él tiene lo que quiere, lo sabe. Jesús Franco sabía exactamente lo que quería, rodaba por montaje. Polanski sabía lo que quería, ese fue el trabajo más fácil de mi vida. Cada director es distinto, cada película es un mundo. Siempre digo que en cada película vivimos otra vida, y morimos un poco. Porque dejamos un trozo de nuestro tiempo en cada una.

Estrenos España: 31 mayo 2013

Thriller español del debutante Jesús Monllaó como estreno destacado de la semana. Hijo de Caín es un film que tiene como protagonista al mal en estado puro. Muy efectivo, protagoniza José Coronado, y cuenta con la imponente presencia del legendario Jack Taylor.
El otro estreno nacional de la semana es el documental ¿De qué va la vida?, en el que se les pregunta a diversas personas (conocidas o no) sobre cuestiones como el origen del Universo o la existencia de Dios. Otra película que habla en español es Madres de mayo, drama con la dictadura argentina de fondo.

Y en cuanto a documentales se refiere, el muy recomendable Tierra de nadie, un escalofriante documento, en el que su directora entrevista a un mercenario detenido por su pertenencia a los GAL.

El cine coreano estará presente con El gran golpe, exitosa cinta de acción con grupo de ladrones llevando a cabo un gran robo. Dirige Choi Dong-hun (Woochi, cazador de demonios).

Solo un estreno estadounidense, llamado a intentar llenar las salas. R3sacón parece que pone punto final a la saga que inició Todd Phillips en 2009. De Norteamérica también proviene otra comedia, la canadiense Mi gran aventura sexual, cuyo protagonista pide ayuda a una stripper para poder reconquistar a su ex novia.

Fernando Meirelles dirige 360. Juego de destinos, film británico con un reparto encabezado por Anthony Hopkins, Jude Law y Rachel Weisz, basado en la novela 'La Ronda'. Para cerrar el repaso, la danesa Todo irá bien, thriller del año 2010.



Hijo de Caín

5/10
Fill de Caín (España, 2013).
Dirección: Jesús Monllaó.
Intérpretes: José Coronado, Julio Manrique, Maria Molins, David Solans, Jack Taylor, Abril Gacía.
Guión: Sergio Barrejón, David Victori; sobre la novela de Ignacio García-Valiño.
Música original: Ethan Lewis Maltby.
Fotografía: Jordi Bransuela.
Montaje: Bernat Aragonès.
Idioma: Español, catalán.
Duración: 90 minutos.



El buen hijo


Casi una década después de dirigir su último cortometraje le llega la oportunidad a Jesús Monllaó de debutar en el formato largo. Y lo hace con la adaptación de una novela que juega al suspense con la idea del mal en estado puro. No es la primera vez que el cine recurre a la imagen turbadora de un adolescente que amenaza la paz de su entorno (recordemos la muy reciente Tenemos que hablar de Kevin).

El director nos atrapa con un inicio inquietante, en el que le bastan dos secuencias para crear ese ambiente malsano que perturba al espectador. Mucha culpa de ello tiene el gran descubrimiento de este film: el joven David Solans, capaz de reflejar la maldad de su personaje con cada gesto, con cada mirada.
Una pena que el resto de interpretaciones sean tan irregulares. Empezando por un José Coronado bastante perdido, y terminando con algún error grueso en el casting, como el de Abril García. Da la sensación (también por sus trabajos anteriores) de que a Monllaó se le da bastante mejor la creación de atmósferas que la dirección de actores.

Hijo de Caín es un intento más por hacer llegar el cine de género al gran público de nuestro país. Un thriller efectivo, que se pierde intentando sorprender con los inevitables giros de guión. Como tantos otros, no aporta nada nuevo; aunque sí es capaz de demostrar que en España se puede hacer cine comercial con las dosis mínimas de calidad. Veremos si la famélica taquilla responde de forma positiva.

Manuel Barrero Iglesias

video

miércoles, 29 de mayo de 2013

R3sacón


3/10
The Hangover Part III (Estados Unidos, 2013).
Dirección: Todd Phillips.
Intérpretes: Bradley Cooper, Ed Helms, Zach Galifianakis, Justin Bartha, Ken Jeong.
Guión: Todd Phillips, Craig Mazin.
Música original: Christophe Beck.
Fotografía: Lawrence Sher.
Montaje: Jeff Groth, Debra Neil-Fisher.
Idioma: Inglés.
Duración: 100 minutos.
Garrafón en Las Vegas

Hagamos para comenzar un poco de retrospectiva que nos ayude a situarnos. En 2009 se estrenaba Resacón en Las Vegas, una comedia que tuvo un increíble éxito de público -más de 400 millones de dólares en todo el mundo- y que además se ganó el respeto de la crítica, ganando el Globo de Oro a la mejor comedia o musical.

La segunda parte llegó a superar a la primera entrega en cuanto a recaudación -casi 600 millones de dólares-, pero se quedó muy lejos en lo que a la calidad se refiere. Cogían lo bueno que tenía la primera entrega, lo tiraban a la basura y lo suplían con acción tontorrona que si bien aportaba ritmo, no conseguía ni quiera sacarnos una sonrisa.
La entrega que pondrá final a la saga, o eso dicen, intuyo que no llegará a tener el éxito de taquilla de sus dos antecesoras; y os puedo asegurar que ni de lejos va a conseguir aportar más prestigio a la saga.

Se trata de una película carente de alma que trata de conseguir que la saga remonte el vuelo dando el casi todo el protagonismo a Zach Galifianakis y Ken Jeong, actores que interpretan a los dos personajes más populares. Galifianakis está tan bien como en anteriores entregas, mientras Jeong hace lo que puede con un personaje que jamás debería haber dejado de ser secundario. Para los fans del actor de origen coreano me tomo la libertad de recomendar la serie Community; una de las mejores comedias del momento, donde él está especialmente brillante.
A la película le pasa lo que a tantas secuelas, trata de hacer mucho ruido para que no nos demos cuenta de que realmente no nos están contando nada. R3sacón enlaza en muchos momentos con la dos anteriores y pretende cerrar tramas que nunca creímos que estuviesen abiertas, pero jamás consigue captar la esencia de la primera. Un film que se muestra incapaz de arrancar carcajadas, cosa que tampoco hacía la primera, ni de mantenernos pegados a la butaca con una sonrisa en la boca. Porque eso era lo que hizo grande a Resacón en Las Vegas, el hecho de que siempre pasasen cosas divertidas y pasadas de rosca sin resultar cargante. Por lo menos, nos podemos quedar con el hecho de que parece que ésta va a ser la última.

David Sancho



Taquilla España: 24-26 mayo 2013

Mejor estreno del año para Fast & Furious 6, que recauda más de cuatro millones en su primer fin de semana. Todo un triunfo para Universal, con una media superior a los 7000 euros por pantalla.
Pero para el resto de la cartelera, la vida sigue igual de triste. Solo otros dos filmes en el Top Ten superan los mil euros de media por sala. Un de ellos es El gran Gatsby, que cae hasta la segunda posición con 0'72 millones. La otra, es la novedad Un amigo para Frank, en sexta posición con 0'14. Misma cifra que consigue otro estreno, Dead Man Down (5º lugar), aunque con casi el doble de pantallas. 

Antes podemos encontrar a Iron Man 3 (3º) con 0'24 y Objetivo: La Casa Blanca (4º) con 0'2. En la última parte del ránking encontramos a unas cuantas veteranas que se mueven en torno a los 0'10 millones: Los Croods, Scary Movie 5, La gran boda y Oblivion.


martes, 28 de mayo de 2013

Un amigo para Frank

6/10
Robot & Frank (USA, 2012)
Dirección: Jake Schreier.
Intérpretes: Frank Langella, James Mardsen, Liv Tyler, Peter Sarsgaard (voz), Susan Sarandon.
Guión: Christopher D. Ford.
Música original: Francis and the Lights.
Fotografía: Matthew J. Lloyd.
Montaje: Jacob Craycroft.
Idioma: Inglés.
Duración: 89 minutos.



La extraña pareja

La rápida propagación del alzheimer como enfermedad devastadora de la tercera edad provoca que el cine esté dedicando cada vez más tiempo a hablar sobre ello. Con mayor o menor rigor, desde la ficción o el documental, existen un buen puñado de obras que giran en torno al tema. Lo que no ha sido tan común hasta ahora es que fuera un elemento más de la trama, integrado con toda naturalidad dentro de la misma.

Y aquí llega este film de ciencia-ficción, en el que la enfermedad siempre está presente, pero nunca es la protagonista. En ningún momento se pretende hacer un tratado sobre el tema (y bien que se agradece que alguien tome la perspectiva de liviandad). Mucho mérito el de Frank Langella, quien encuentra el punto exacto de equilibrio en la construcción de un personaje de cómico malhumor, que acaba siendo entrañable.
Sí, estamos ante una de esas comedias amables, en la que nuestro quijotesco protagonista se enfrenta a la que va a ser su última gran aventura. Aquello de sentirse vivo una vez más, morir con las botas puestas. Es decir, hacer lo que a uno le gusta hasta que el cuerpo aguante. En este sentido, el film depara pocas sorpresas.

Como tampoco las hay en el tratamiento de la inteligencia artificial. Es la máquina la que consigue sacar el lado más humano del protagonista, estableciendo un vínculo afectivo mucho mayor que con muchos de sus semejantes. La contraposición viene con aquellos que quieren acabar con la biblioteca (símbolo sagrado de la era pre-digital), para convertirla en un impersonal archivo virtual.
Un amigo para Frank no es nada original, pero tiene mucho encanto en su mezcla de elementos. Aparte de algún personaje dibujado con trazo grueso (el de Liv Tyler, los villanos...), el film está muy bien cuidado en cada uno de los elementos que lo componen. Disfruten de un producto agradable y bien hecho.

Manuel Barrero Iglesias





Fast & Furious 6

2/10
Fast & Furious 6 (Estados Unidos, 2013).
Dirección: Justin Lin.
Intérpretes: Vin Diesel, Paul Walker, Dwayne Johnson, Michelle Rodriguez, Gina Carano, Luke Evans, Sung Kang, Gal Gadot.
Guión: Chris Morgan, basado en los personajes creados por Gary Scott Thompson.
Música original: Lucas Vidal.
Fotografía: Stephen F. Windon.
Montaje: Christian Wagner, Kelly Matsumoto.
Idioma: Inglés.
Duración: 130 minutos.



Millones a todo gas

Corren tiempos en los que resulta complicado conseguir que el público adolescente vaya en masa al cine. Los filmes orientados a ellos consiguen resultados cada vez más discretos en una taquilla que no para de menguar. La acción por la acción ya no es reclamo suficiente para llenar las salas. De ahí que tengamos que reconocer el enorme mérito de una saga que sigue teniendo una rentabilidad brutal.

El comienzo de la historia fue una producción relativamente modesta, pero de tremendo encanto para su público potencial. Carreras ilegales y coches tuneados. Personajes simples, pero atractivos (tanto para el público masculino como para el femenino). Y, por supuesto, hacer de la delincuencia algo atrayente. Un cóctel perfectamente servido para conquistar aquellos paladares.

Doce años después, aquí estamos, con una saga que ha ido evolucionando hasta la acción espectacular. Y agárrense, porque Jason Statham promete ser la nueva incorporación para próximas entregas. Aunque algo más en segundo plano, siguen dando a su público las dosis necesarias de tuneos y carreritas. Pero ya da un poco igual. Y es que uno de los secretos de su éxito es que no solo los adolescentes van al cine. También los fans que eran jóvenes hace una década acuden en masa para reencontrarse con Vin Diesel y compañía.

Es aquí donde entra el factor emocional, que también explotan los responsables, sale a relucir. La complicidad entre personajes y público es más que evidente, llegando incluso a “resucitar” a alguno que ya había muerto. Así que entre los coches, la acción desenfrenada y las dosis justas de sentimentalismo, nos podemos hacer una idea del porqué del fenómeno Fast & Furious.
Si usted es fan de la saga, vaya corriendo a verla. No le va a defraudar en absoluto. El problema lo tenemos aquellos que no estamos interesados en bólidos y explosiones. Dos horas de sinsentido en las que me tuve que contentar con admirar la belleza de Gal Gadot.

Manuel Barrero Iglesias




Maternity Blues

4/10
Maternity Blues (Italia, 2011).
Dirección y guión: Fabrizio Cattani.
Intérpretes: Andrea Osvárt, Monica Barladeanu, Chiara Martegiani, Daniele Pecci, Marina Pennafina.
Guión: Fabrizio Cattani, Grazia Verasani; sobre la obra de teatro de ésta.
Música original: Paolo Vivaldi.
Fotografía: Francesco Carini.
Montaje: Paola Freddi.
Idioma: Italiano.
Duración: 95 minutos.



Instinto básico

Interesante punto de partida el de esta película basada en una obra teatral de Grazia Verasani. Un internado en el que conviven mujeres con un terrible elemento común: haber asesinado a sus propios hijos. Abordar la maternidad desde su lado más oscuro siempre ha sido una tarea ardua, un terreno muy poco explorado cinematográficamente. Mucho menos aún si hablamos de infanticidio.

¿Qué puede pasar por la mente de una madre para matar a su propia descendencia? Un acto que encierra una contradicción en sí mismo, y que nos lleva de forma instintiva a la palabra “monstruo”. El autor prescinde de la etiqueta e intenta comprender un mundo de contradicciones, el que viven personas sometidas a un sufrimiento interno difícilmente soportable.

Propósitos muy loables, aunque la empresa le queda muy grande a Fabrizio Cattani. La envergadura del tema tratado va acompañada por una puesta en escena totalmente mediocre. El intento de profundizar en los personajes no trasciende mucho más allá de la superficie, y las deficientes interpretaciones tampoco ayudan a dar la seriedad que el asunto requiere.

Al final, el aroma telefilmero se impone sobre las buenas intenciones. Se agradece la valentía, claro que sí. No es fácil atreverse con un tema tan espinoso, e intentar hacerlo con rigor. Aunque, por desgracia, Maternity Blues se queda a mitad de camino, y jamás es capaz de desarrollar con firmeza las ideas que plantea.

Manuel Barrero Iglesias




lunes, 27 de mayo de 2013

En otro país

9/10
Da-reun na-ra-e-seo (Corea del sur, 2012)
Dirección y guión: Sang-soo Hong.
Intérpretes: Isabelle Huppert, Kwon Hye Hyo, Jung Yu Mi, So-ri Moon, Moon Sung Keun.
Música original: Yong-jin Jeong.
Fotografía: Yune-jeong Jee, Hong-yeol Park.
Montaje: Hahm Sung Won.
Idiomas: Coreano, inglés.
Duración: 89 minutos.




Menos es más

Ni es la primera vez ni será la última,que se aplica a un trabajo de Hong Sang-Soo la máxima de menos es más, sobre todo si él mismo hace esa declaración de intenciones desde los créditos iniciales: desnudos y concretos, sencillamente maravillosos. Menos escenarios y personajes para más jugo; menos saturación para más detalle; menos simbología para más significado; menos pirotecnias para más elegancia; en definitiva, menos aditivos para más riqueza.
Una joven coreana acompaña a su madre en un amargo episodio familiar en un retiro de la costa, donde centrará la acción de las tres historias que esbozará en su libreta para entretenerse. Las elucubraciones sobre la vida pasada o futura de ese refugio íntimo que entrelaza las tres historias no es sino una reflexión sobre las posibilidades de representación, en este caso, cinematográfica. Una lección maestra sin pretensiones sobre las posibilidades infinitas de jugar con las mismas cartas, en función de la maniobra. Diferentes formas de abordar una historia a medida según el punto de vista o de dónde quieras colocar el acento. Muchas maneras de cuadrar el rompecabezas de personajes humanos y naturales, sencillos pero redondos, y reales, muy reales. Ahí, donde radica la dificultad de contar, Hong Sang-Soo se las apaña para hacerlo exactamente de la manera que quiere, no obstante sin estridencias ni ánimo de aleccionar.


Una pequeña delicia para saborear sin ambiciones, sencilla pero a la vez muy rica en detalles tan desnudos como poco exhibicionistas. Con un delicado control de la luz y el color, el coreano delinea los rasgos propios de cada historia en armonía y a la vez en disonancia con las otras dos. Con ese trazo tan característico, construye composiciones tan estudiadas como bellas que se relacionan entre sí mediante esa manera absolutamente personal de filmar donde el zoom y el movimiento de cámara son sus incondicionales aliados a la hora de relacionar conceptos.
El director desconocido hasta ahora para las salas de nuestro país se revela también como un maestro a la hora de manejar la tensión, tanto desde el guión como en la propia filmación. En una vorágine tranquila y silenciosa atrapa al espectador, irremediablemente de la nada y sin que lo pueda esperar, y lo arrastra indefenso con su vaivén al ritmo de la fría costa coreana. Fría como en ocasiones lo son sus personajes, físicos y orgánicos, que materializan en realidad lo básico en la vida: la familia, la libertad o las creencias, en un leve choque entre la forma de vida autóctona y la mirada extranjera donde algo tan aparentemente tonto como la incomunicación puede dar la vuelta a una situación hasta conducirla al absurdo. Una reflexión al estilo oriental con cierto aroma a nuevo cine europeo encarnado en sus personajes que lo son todo, contradicción y fuerza, sosiego y ternura, pero sobre todo, vida.


Sara Martínez Ruiz



Estrenos España: 24 mayo 2013

El coreano Hong Sang-soo estrena por primera vez en España, y lo hace con el reclamo de Isabelle Huppert como protagonista.  Tras su paso por Cannes 2012, podemos ver En otro país, todo un ejercicio de libertad por parte de su director.

A la actriz francesa la podemos encontrar esta semana en un estreno totalmente opuesto. La estadounidense Dead Man Down, en la que Colin Farrell protagoniza un rutinario thriller de venganzas dirigido por el realizador del primer Millennium.

Dispuesta a reventar la taquilla llega Fast and Furious 6, film que da exactamente lo que promete, ni más ni menos.

Para terminar con los estrenos estadounidenses, Un amigo para Frank, entrañable film que cuenta la amistad entre un anciano con problemas de memoria y un robot cuidador.

El prolífico Michael Winterbottom estrena The Trip, road movie cómica protagonizada por Steve Coogan. 

Dos estrenos españoles. Chaika es un curioso proyecto rodado en Kazajistán, que cuenta la historia de una prostituta y un marino que deciden abandonar sus vidas, para irse juntos al hogar familiar de éste. Mientras, Ingrid Rubio protagoniza La estrella, película que trata de ser algo parecido a realismo social.

Acabamos el repaso con la italiana Maternity Blues, film italiano de 2011 cuyo elemento más interesante es su punto de partida. Un centro en el que conviven un grupo de mujeres con algo en común: haber matado a un hijo.

viernes, 24 de mayo de 2013

Dead Man Down (La venganza del hombre muerto)

1/10
Dead Man Down (Estados Unidos, 2013).
Dirección: Niels Arden Oplev.
Intérpretes: Colin Farrell, Noomi Rapace, Terrence Howard, Dominic Cooper, Isabelle Huppert.
Guión: J. H. Wyman.
Música original: Jacob Groth.
Fotografía: Paul Cameron.
Montaje: Timothy A. Good, Frédéric Thovaral.
Idiomas: Inglés, francés, albanés, español.
Duración: 118 minutos.



Y tan muerto


Quizás el nombre de Niels Arden Oplev puede confundir a alguno que crea encontrarse ante algo de una mínima calidad. El thriller nórdico se ha ganado (a veces de forma merecida, otras no tanto) en los últimos años un prestigio que ha llevado a muchos de su directores hasta Hollywood. Ahora le ha tocado el turno al realizador de la primera entrega de Millennium (más efectiva que brillante, por cierto). Lo dicho, el espectador avezado puede que vaya con cierta predisposición para ver un thriller de calidad.

Pero nada más lejos de la realidad; estamos ante uno de esos subproductos de baja estofa, al que solo le falta Nicolas Cage como protagonista (aunque Colin Farrell también hace sus “méritos”). Una historia de venganzas que se permite el lujo de decidir quiénes merecen ser ajusticiados y quiénes no.
Un tópico tras otro se van sucediendo para reunir a dos almas destrozadas que consiguen consolarse mutuamente. Los flash-back para identificarnos con el héroe, las maldades de los villanos para que nos alegremos por su muerte, la historia de amor que florece entre la desesperación... y así hasta la final catarsis y curación de heridas.

Todo tan previsible, y contado de forma rutinaria, sin que se vislumbre algo de originalidad. Por cierto, aún me pregunto que pinta una Isabelle Huppert totalmente desubicada en medio de este tinglado. ¿Más (supuesto) prestigio? Escriban buenos guiones, por favor. Al menos, algo que no dé vergüenza.

Manuel Barrero Iglesias



Chaika


4/10
Chaika (España-Rusia-Georgia, 2012).
Dirección: Miguel Ángel Jiménez.
Intérpretes: Salome Demuria, Giorgi Gabunia, Aytuar Issayev, Bachi Lezhava, Ciala Gurgenidze.
Guión: Luis Moya, Miguel Ángel Jiménez.
Música original: Pascal Gaigne.
Fotografía: Gorka Gómez Andreu.
Montaje: Imanol Gómez de Segura.
Idioma: Ruso.
Duración: 100 minutos.




La aridez como forma de vida

La estepa rusa ha sido protagonista inevitable de una buena cantidad de filmes, en los que se retrata una forma de de vida marcada definitivamente por el paisaje. Euphoria (Ivan Vyrypayev, 2006) ya se fijaba en la asfixia de una mujer dentro de la aridez de un paisaje desolador, en el que las relaciones sociales se limitan a un núcleo familiar no siempre estimulante. Aquel trabajo se recreaba en un paisaje que filmaba con grandilocuencia, resaltando lo minúsculo de sus criaturas dentro de aquel paraje.

No es el caso de esta curiosa coproducción entre España y algunas de las repúblicas soviéticas. El minimalismo se apodera del discurso de Miguel Ángel Jiménez, que casi siempre mira la vastedad del territorio desde el interior de una casa en la que conviven la desconfianza y el recelo. Una prostituta y un marinero que escapan de sus vidas. Tras el nacimiento del hijo de ella, se instalan en el hogar familiar de él. El film habla sobre el machismo ancestral, ése que parece imposible de superar a pesar de todo. Aunque la relación con la astronauta está cogida con alfileres, al director le sirve
El relato se articula a través de la búsqueda de aquel hijo, ya mayor, que vuelve para investigar quién fue su madre. Un torpe viaje a las raíces, donde parece que el director no sabe muy bien como desarrollar unos personajes no siempre bien construidos. Como si Jiménez también se viera superado por ese paisaje que lo invade todo.

Como ejemplo sirva esa obsesión por los planos de atardeceres, que parecen responder a una opción estética gratuita más que a una motivación narrativa relevante. En Chaika podemos encontrar algunos momentos bellos, por supuesto. Como no haberlos con la materia prima de la que se rodea el autor. Y también hay alguna que otra buena intención en su discurso; intenciones que se esconden en una, a veces, desesperante espesura narrativa.

Manuel Barrero Iglesias



video

miércoles, 22 de mayo de 2013

El gran Gatsby

1/10
The Great Gatsby (Australia-Estados Unidos, 2013)
Dirección: Baz Luhrmann.
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire, Carey Mulligan, Joel Edgerton, Elizabeth Debicki.
Guión: Baz Luhrmann, Craig Pearce; basado en la novela de F. Scott Fitzgerald.
Música original: Craig Armstrong.
Fotografía: Simon Duggan.
Montaje: Jason Ballantine, Jonathan Redmond, Matt Villa.
Idioma: Inglés.
Duración: 142 minutos.

El gran fraude

Leo a varios analistas afirmando que esta versión hubiera hecho las delicias del mismísimo Jay Gatsby. No han entendido el espíritu de la novela. O quizás soy yo el que no se entera de nada. Veo a Gatsby como un romántico empedernido, alguien que utiliza la opulencia con el único fin de atraer a su amada. De hecho, deja bien claro que detesta las fiestas; para él los espectáculos grandilocuentes son solo un medio. Todo lo contrario le ocurre a Baz Luhrmann: para él, son un fin en sí mismo.

El director, fiel a su estilo, nos bombardea con una primera mitad frenética y excesiva. Pero el lenguaje videoclipero que tan bien funcionaba en Moulin Rouge, destroza la obra de Fitzgerald. Aquel musical jugaba al espectáculo puro y duro, y lo hacía muy bien. Con un hilo argumental convertido en mera excusa, Luhrmann podía dar rienda suelta a sus excesos.
Pero se supone que El gran Gatsby cuenta algo más. Hay retrato de una sociedad que instauraría las bases del mundo capitalista que hoy conocemos. Una clase alta caprichosa y amoral que eleva el egoísmo hasta su máxima potencia. Pero al relato de Luhrmann le falta alma. En la segunda mitad del film, el director consigue controlarse, pero es incapaz de transmitir nada de una mínima profundidad.

La narración se vuelve gélida. Ni en lo más primario, la historia de amor, este trabajo consigue agarrar al espectador. Ni tan siquiera el opresor calor del verano neoyorquino -tan bien plasmado en la versión de Jack Clayton- hace acto de aparición. Si a Luhrmann le quitamos toda esa parafernalia que tanto le gusta, no nos queda nada. Solo un director mediocre incapaz de hacer cine.
Ya ha demostrado que lo suyo es el videoclip, pero en la historia de Gatsby no encaja esa banda sonora desubicada. En ese primer tramo, parece que se vayan a poner a cantar en cualquier momento -quizás eso le hubiera dado otro aire al film...o no-. El caso es que el autor anda demasiado preocupado en calzar sus moderneces, como para ocuparse de la historia que tiene entre manos.

Ni siquiera los intérpretes son capaces de salvar el desastre. A pesar de los esfuerzos -y algunos buenos momentos- su talento se ve aplastado por esa máquina apisonadora que es Luhrmann. Al final, El gran Gatsby es un aparatoso y vacío juguete millonario en manos de un individuo caprichoso que solo piensa en su lucimiento. Es decir, una versión que encarna todo lo que la obra de Fitzgerald criticaba.


Manuel Barrero Iglesias

Taquilla España: 17-19 mayo 2013

Como era de esperar, El gran Gatsby domina la taquilla, aunque lo hace sin cifras deslumbrantes. 1'6 millones para su debut, siendo el único estreno que entra en el Top Ten. A mucha distancia le sigue Iron man 3, que suma otro medio millón, y ya se acerca a los nueve totales. Cerca de ese medio millón se queda Objetivo: La Casa Blanca en su segundo fin de semana. Scary Movie 5 se sitúa en cuarto lugar con 0'32.

Alrededor del cuarto de millón andan La gran boda y Los Croods, esta última ya ha superado los trece totales. Le siguen Oblivion con 0'21 y Stoker con 0'17. Cerrando, dos filmes españoles: La mula (0'11) y Combustión (0'1)

Marea letal


3/10
Dark Tide (Estados Unidos, 2012).
Dirección: John Stockwell.
Intérpretes: Halle Berry, Solivier Martinez, Ralph Brown, Mark Elderkin, Luke Tyler.
Guión: Ronnie Christensen, Amy Sorlie.
Música original: Mark Sayfritz.
Fotografía: Jean-François Hensgens.
Montaje: Ben Callahan, Andrew MacRitchie.
Idioma: Inglés.
Duración: 114 minutos.



Marea baja

Tienen cierta gracia, a veces, las discusiones entre la pareja protagonista de este drama acuático. El histerismo de sus peleas ponen la única nota humorística, suponemos que involuntaria, en este cúmulo de desatinos que es Marea letal. Al menos, nos queda disfrutar del bello paisaje marino con el que nos deleitan de vez en cuando.

Cosa que no ocurre con unos personajes a cada cual más odioso. Uno se sorprende a sí mismo deseando en varias ocasiones que los tiburones acaben con esta panda de indeseables. Y vale que el millonario al que da vida Ralph Brown debe caer mal, pero ¿los protagonistas? Pues también.

Con un guión casi inexistente, el film sale a buscar la socorrida cicatrización de heridas mirando de frente a los traumas pasados. Una viaje construido en torno a las tensiones. La pareja fracturada, por un lado. El padre déspota y su hijo, por el otro. Y rematando con el fuego cruzado entre idealista submarinista y ricachón impertinente. Desarrollo aburrido y con muy poca tensión.

Pero lo peor viene al final, con un (supuesto) clímax ideal para echarse a dormir. La confusión con la que está rodado no provoca, ni remotamente, algo cercano a lo adrenalínico. Al contrario, el sopor se va apoderando del espectador, que no para de preguntarse por qué esta película tiene que durar casi dos horas.


Manuel Barrero Iglesias




 
 
Blogger Templates