Social Icons

domingo, 17 de junio de 2012

Sácame del paraíso

3/10

Wanderlust (Estados Unidos, 2012).
Dirección: David Wain.
Intérpretes: Paul Rudd, Jennifer Aniston, Justin Theroux, Alan Alda, Ken Marino, Malin Akerman, Kathryn Hahn, Lauren Ambrose.
Guión: David Wain y Ken Marino.
Música original: Craig Wedren.
Fotografía: Michael Bonvillain.
Montaje: David Moritz y Robert Nassau.
Idioma: Inglés.
Duración: 98 minutos.



Mierda de paraíso

Vayamos al grano y expliquemos de qué va esto. Una pareja  (George y Linda) que vive en Nueva York se ve azotada por los efectos de la crisis y se ve abocada a abandonar la gran manzana para mudarse a Atlanta con el hermano de George. Durante el camino hacen parada en un pequeño Bed & Breakfast repleto de hippies pintorescos que les horrorizarán primero, y conquistarán después. A la mañana siguiente siguen su viaje a Atlanta, lugar donde las cosas no funcionarán para ellos por lo despiadado del mundo capitalista, decidiendo volver a rodearse de hippies.

La premisa de la película reconozco que me resultó atractiva cuando la leí por primera vez, tenía pinta de que de ella se podía sacar una crítica bastante ácida al sistema capitalista y abogar por otro tipo de sistema algo más justo. Por desgracia, poco de ello encontramos en esta película. Sí que hay una ligera crítica al sistema preestablecido, pero luego tampoco aboga por la alternativa que se les presenta a los protagonistas, aunque bien es cierto que vivir en una especie de comuna fumando porros y tocando la guitarrita no parece que sea el mecanismo más acertado para arreglar el desastre en el que nos hayamos inmersos.

La película tenía mimbres para ser por lo menos graciosa, sobre todo gracias a un reparto con un par de actores de demostrada solvencia en este campopero poco pueden hacer estos cuando en el guión no hay nada de induzca a la carcajada. David Wain (director de la película) y Ken Marino (uno de esos actores que ya ha demostrado sus sobrados dotes para esto de hacer reír) escriben un guión en el que siempre optan por lo obvio, por el chiste fácil, por la broma que está tan manoseada que resulta más incómoda que graciosa. Y no toman muchos más riesgos a la hora de desarrollar la historia, siempre previsible e inofensiva, sin ofender a nadie.


Película de usar y tirar que ni siquiera consigue amenizar sus 98 minutos de duración, una película más para demostrar que cada vez más el sello Apatow no sirve para mucho si no va acompañado de uno de los amiguetes que realmente valen para esto (me refiero a gente como Greg Mottola, Adam McKay o Nicholas Stoller).

Esperemos que por lo menos sirva para que alguno de sus responsables se replantee su futuro profesional y decida dedicarse a otros menesteres para los que esté mejor dotado.


David Sancho




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
Blogger Templates