Social Icons

martes, 9 de junio de 2015

Entrevista: Manuel Ríos San Martín


"Si decidimos que lo que nos gusta es la basura y la vemos, no podemos culpar a la cadena por emitirla"


Manuel Ríos San Martín es uno de los guionistas de referencia de la televisión española. Desde Compañeros hasta Sin identidad, varias de las series más importantes del panorama nacional han sido escritas y dirigidas por él. CÍRCULOS es la primera novela que publica, por el momento solo disponible en internet, en la que el autor nos lleva a un futuro cercano. Temas como la crisis mundial, las nuevas tecnologías o la telebasura están muy presentes en un libro que además está acompañado por una buena cantidad de contenido multimedia. Charlamos con el escritor sobre lo que está significando esta experiencia.


Por Manuel Barrero Iglesias




-Círculos es una novela que por el momento solo se distribuye de forma digital, completada por una página web y más contenido multimedia, ¿qué motivos te han llevado a tomar esta decisión?
Todo el proceso de la novela tiene un punto experimental. Tanto en la manera de integrar la imagen en el relato como en la distribución y en la relación entre la historia y la página web  www.circuloslanovela.com. De todas maneras, el relato tiene sentido en sí mismo. La parte de fotografías y videos solo lo completa. No descarto en una segunda fase entrar en otras plataformas digitales como Amazon o publicar la novela en papel. Ya hay algunos editores que se han puesto en contacto conmigo al respecto. 

-Uno de los motivos supongo que es el mismo carácter de la novela, con gran protagonismo de la tecnología. La trama está ambientada en un futuro cercano e indeterminado, ¿imaginar hacia dónde irá la tecnología en los próximos años te supuso un reto atractivo a la hora de escribirla?
Sí, desde luego. Aunque hay que tener en cuenta que la novela no transcurre mucho más allá de 4 o 5 años en el futuro. Tampoco hay grandes revoluciones de coches que vuelan o así. El entorno es reconocible. Cambian algunos materiales con los que se hacen las pantallas de televisión y cosas similares. O los iPhone son el modelo 12 en vez del 6. Hay un fondo de mayor obsesión todavía por Internet y la sociedad civil es más desestructurada y caótica. 

-Ponerse a teorizar sobre lo que ocurrirá en el futuro también tiene sus riesgos, y se nota que la novela no quiere “pasarse de lista”, ni excederse en los cambios respecto al presente, ¿tuviste este aspecto muy en cuenta?
Quería que el lector dijera… “¿cómo que en el futuro?, esto prácticamente ya está sucediendo”. Es como un pequeño guiño. Tampoco creo que vaya a haber cambios revolucionarios en estos momentos. Se nota con el tema de los relojes “inteligentes”, que no son especialmente atractivos. ¿Ese va a ser el producto estrella de Apple? ¿Un aparato que toma las pulsaciones y en el que puedes wasapear? Pues vaya. Si a las grandes empresas no se les ocurren nuevos lanzamientos, tampoco quería ser yo el que me metiera por ese camino. A lo mejor me equivoco y encuentran un producto revolucionario de manera inminente.

-Tengo entendido que el proyecto viene ya de muy largo (al menos desde principios de siglo). En la novela final tiene mucha importancia la crisis actual, que lejos de desaparecer sigue creciendo. ¿Era un tema que estaba ya presente o que has ido incorporando en los últimos años?
Empecé con un relato corto a finales de los años 80 del siglo pasado. En esa época había una gran preocupación por los medios de comunicación y por la obsesión del ser humano hacia ellos. Series como Max Headroom, comics como los de Altuna, grupos de música como Lagartija Nick o profesores de universidad como González Requema. Y eso que no había casi Internet y mucho menos redes sociales o smartphones.
El tema de la crisis estaba ya presente en ese relato original. Periódicamente se producen estas situaciones en la sociedad occidental. Es verdad que, al coincidir la publicación con una etapa así, ha cobrado más sentido. Pero ya estaba en el relato original del que parte todo.

-Uno de los personajes clave de la novela es Patrizia, una joven que combina fuerza y atractivo a partes iguales. El lector empatiza con ella desde el principio, ¿cómo fue la construcción de este personaje? ¿Ha habido algún modelo concreto en el que te hayas basado?
Conocí a una chica con un aspecto similar al del personaje hace muchos años en un concierto de U2 en Nueva York. Sus padres eran diplomáticos. Pero realmente no la conocí más, es una anécdota. La construcción posterior es completamente inventada. Patrizia es un personaje que me gusta mucho, sufre pero lucha, no se rinde y creo que es la que más aprende en todo el proceso de la historia, es la que más cambia, la que más cosas descubre sobre sí misma y sobre el ser humano en general. Es dura pero de una enorme sensibilidad.

-El otro personaje por el que sentimos una inevitable simpatía es ese policía veterano que recurre a la ironía como forma de sobrevivir al sufrimiento. Un personaje muy reconocible también en la ficción. ¿Hasta qué punto te resultó difícil plasmar en el papel su sarcasmo? En un guión siempre cuentas con el actor para que le dé ese toque personal, pero en una novela lo tienes que reflejar solo con palabras. Y supongo que siempre es más difícil.
Tiene un sentido del humor que a mí me gusta mucho pero que por educación no es conveniente expresarlo en público tan a menudo como lo hace el inspector de policía. Él está completamente desinhibido, no lo importa nada lo que piensen de él. Es más, le gusta caer mal y parecer patoso. Es una máscara. Esa actitud le permite un distanciamiento de la realidad que aprovecha para ironizar constantemente. Pero el lector empatiza con él según le va conociendo, según va viendo su historia más íntima, su soledad, su problema con su mujer…
Ser guionista creo que me da cierta ventaja a la hora de dialogar. Estoy muy acostumbrado a hacerlo, a definir a los personajes por su manera de expresarse. Creo que es una de las virtudes de la novela, tiene unos diálogos naturalistas y a la vez ingeniosos. En especial los del personaje al que te refieres en tu pregunta. 

-Un elemento clave dentro de la novela es el sexo. Quería saber qué buscabas al darle tanto protagonismo al componente sexual, y hacerlo tan explícito.
En general la novela es explícita no solo en el sexo. También en los sentimientos, en las descripciones… Como no la he escrito por encargo ni con una expectativa concreta lo he hecho como he querido, sin entrar en convencionalismos sociales, sin plantearme si así iba a vender más o no. En televisión normalmente se escribe bastante constreñido por la respuesta que pueda tener el gran público, las cadenas, twitter… pero aquí no. Me he sentido completamente libre al hacerlo. Creo que eso se percibe durante la lectura y pienso que puede ser uno de los aspectos más interesantes del relato. Tampoco es que la parte sexual ocupe un gran porcentaje de páginas ni mucho menos. Pero cuando hay que narrarlo, lo hago sin problemas. También de una manera muy visual, como el resto de la historia. Creo que la literatura, en parte, está para eso, para entrar en temas de los que nos cuesta hablar en nuestra vida convencional. Ya sean sentimientos o relaciones sexuales. 

-Círculos transcurre en Londres -aunque la globalización hace que transcurra en muchos otros sitios-, ¿por qué elegiste la capital inglesa para el desarrollo de la acción?
Por varios motivos. Me venía bien una ciudad siempre nublada, en la que lloviese constantemente. Por otro lado es una capital que conozco. Pero sobre todo, lo más importante era situarla fuera de España. No quería que la discusión se centrase sobre las cadenas de televisión de aquí, sobre si Antena 3 es mejor o peor que Telecinco. Intentaba que la reflexión del lector fuese más global, menos casuística. 

-También hay una crítica a la televisión, un medio que conoces bien. ¿Realmente crees que la televisión puede llegar a lo que cuenta tu novela?
Bueno, no en España, pero por ahí fuera ya han muerto varios concursantes de realitys. De hecho, uno de los motivos por los que me esforcé en terminar la novela era porque la realidad ya estaba alcanzando a mi relato. La televisión es un medio maravilloso donde se pueden hacer obras de arte y basura. Al final, es un problema del público elegir qué quiere ver ya que la oferta es enorme. Si decidimos que lo que nos gusta es la basura y la vemos, no podemos culpar a la cadena por emitirla. Si todos la dejásemos de ver desaparecería de las pantallas. Seguro.  

-Tienes mucha experiencia como guionista, director o productor televisivo, ¿tienes en mente realizar una adaptación de Círculos a este medio? Como ya has dicho en alguna ocasión, la novela es muy visual, así que sería lógico ese paso.
Creo que Círculos tendría una buena adaptación a miniserie de 5 o 6 capítulos al estilo de la danesa Broen con algunos toques de Black Mirror. De momento estoy con la promoción de la novela pero no descarto empezar a trabajar en una adaptación en septiembre. 

-La intención del proyecto es la de ser interactivo, ¿cómo está siendo la respuesta de los lectores? ¿Crees que en el futuro habrá muchas más novelas de este tipo o se quedarán en cosas aisladas?
Yo veo que las editoriales están un poco anquilosadas en este aspecto. Todos los medios están sufriendo en el trasvase digital y les cuesta mucho adaptarse. Los primeros fueron los músicos pero todos los demás han ido pasando también por el mismo problema. En la literatura parece que les basta con poner la novela en formato papel y digital y ya. Sin adaptar nada. Sin echarle imaginación. Con el tiempo veremos que esto irá cambiando pero para ello es posible que tenga que haber una renovación generacional. Si no sucede  acabará perdiendo el negocio editorial. La gente que domina ahora las grandes editoriales, en general, vienen del papel y les gusta leer en papel, el medio digital casi les parece una traición. A veces parece que les gusta más el olor o la edición del libro que la propia historia. Con estos planteamientos es difícil evolucionar. Sí he visto alguna editorial que se interesa por este formato y puede marcar un cambio. Pero todavía venden los libros en presentaciones en librerías, en firmas en la feria del libro… Veremos qué tal funciona el sistema de descarga directa de la web  www.circuloslanovela.com Es todo un reto que la gente esté dispuesta a pagar por contenidos. La sombra del pirateo siempre está presente. 

La experiencia de tuitear con tus lectores es magnífica. Alguno me contaba que estaba teniendo algún problema pare descargar la novela de la web (ya solucionado, por cierto) y luego las primeras impresiones al leerla, ya voy por la página 65… por la 102… comentar los personajes, el final. En mi web se admiten comentarios pero la mayoría me llegan por twitter. 


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
 
Blogger Templates