Social Icons

domingo, 30 de octubre de 2011

Criadas y señoras


4/10
The Help (USA-India-Emiratos Árabes Unidos, 2011).
Dirección y guión: Tate Taylor.
Intérpretes: Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer, Bryce Dallas Howard, Jessica Chastain.
Música original: Thomas Newman.
Fotografía: Stephen Goldblatt.
Montaje: Hughes Winborne.
Idioma: Inglés.
Duración: 146 minutos.



Blanco sobre negro

Año 1972. El incendiario John Waters realiza una obra que se ha convertido en objeto de culto. Pink Flamingos quizás sea la cumbre de un director interesado en dinamitar las convenciones. La secuencia final es todo un clásico del mal gusto. En ella, su protagonista "degustaba" los excrementos de un perro. Sin trampa ni cartón. Una secuencia sin cortes, en las que se pueden apreciar las arcadas de Divine. Y es que comer mierda debe dar mucho asco.

Viene esto a colación, porque la coprofagia también tiene un papel relevante en Criadas y señoras. Obviamente, nada que ver con la obra undergorund de Waters. No pedimos a nadie que repita lo que hizo Divine, por supuesto. Pero resulta curioso observar como Hollywood convierte un acto tan desagradable en algo agradable y divertido. No hay más que camuflar los excrementos dentro de un delicioso pastel.

Y eso es lo que lleva haciendo buena pate del cine hollywoodiense durante muchos años: meter mierda dentro de un bonito envoltorio, para que el público se la coma gustosamente. Ojo, no estoy diciendo que Criadas y señoras sea una mierda. No me atrevo a ir tan lejos. Es una película, como dicen por ahí, bien hecha. Con sus correctas interpretaciones, su música de Thomas Newman, su cuidado en la recreación de la época, su adecuado ritmo...y su puñado de cositas que hacen que el público pase un rato agradable.

Pero sí estamos ante un film que es mucho peor de lo que el envoltorio nos quiere hacer ver. Con los peores vicios del cine disneyano, incluida una villana patética. Y eso que Bryce Dallas Howard hace lo posible por darle algo de dignidad a un personaje ridículo. Pero es imposible ante tamaña caricatura. Nada que ver con la Rose Byrne de La boda de mi mejor amiga; una malvada similar, pero totalmente distinta, y mucho mejor definida.

Podemos pasar por alto que camine de puntillas por el contexto en el que se sitúa. Podemos aceptar que la lucha racial quede reducida a un pobre esquema para encuadrar una historia "humana". Pero lo que me resulta insoportable es tanta endeblez en todo lo que nos cuentan, tragedias incluidas. Una blancura y una blandura que llegan casi a ser indignantes. Ya sé que a la gente le gusta ver este tipo de filmes buenrollistas y sensibleros. Pero yo no puedo evitar sentirme estafado ante tal derroche de edulcoración y manipulación.

¿Y las excelencias de su reparto? Pues que quieren que les diga, tampoco me parece para tanto. Eso sí, hay una presencia que eclipsa a todas las demás. La magnífica Jessica Chastain consigue momentos de gran brillantez. Por supuesto, todos hablarán de Viola Davis y Octavia Spencer.  Que para eso son las negras. Y para eso sirve este film hecho por blancos que le dan voz a los negros. Igual que hace Skeeter con Aibileen. Supongo que aún hay una conciencia colectiva que seguir lavando.

Manuel Barrero Iglesias


4 comentarios:

  1. ¡Y qué larga se hace!

    ResponderEliminar
  2. El chiste de la mierda ya huele a la quinta vez que lo repiten.

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates